Plataformas y aplicaciones son herramientas para teleestudio

0
463

En Ecuador, por segunda vez en menos de cinco meses, se probará con herramientas de teleeducación. La necesidad de frenar la expansión del covid-19 hizo que desde el viernes 13 de marzo del 2020 se suspenda la asistencia a las escuelas, sitios de gran concurrencia. Antes, el paro de octubre obligó a estudiar a través de Internet. “No estamos paralizando las clases, solo cambiando la modalidad de estudios”, aseguró la ministra de Educación, Monserrat Creamer. Adelantó que los chicos de planteles fiscales recibirán tutorías virtuales y clases a través de radio y TV. Mañana, 16 de marzo, se presentará la plataforma educativa. En Ecuador hay 4,4 millones de estudiantes, el 74% pertenece al sistema público. Y 861 427 alumnos están en planteles privados. Ellos tienen acceso a más plataformas virtuales. Entre las que usarán están Google for Education, Idukay, Zoom y Hangouts Meet de Google, entre otras. Además, se apoyarán en aplicaciones como WhatsApp o Youtube y en los correos electrónicos para estar en contacto con padres. La teleeducación es una modalidad de estudio a distancia, en la que se utiliza una tablet o computadora y recursos de Internet. Se caracteriza por la flexibilidad para escoger cómo, cuándo y dónde se realizan las actividades. En el Colegio San Gabriel, la planta de primaria y secundaria, integrada por 161 maestros, se capacitó en la utilización de la plataforma Google for Education, que cuenta con la herramienta ‘classroom’. Con el recurso, los maestros pueden compartir actividades y tareas con los estudiantes. En cada grado y proyecto (asignatura), los maestros insertarán, por ejemplo, fotos o enlaces que sirvan a los chicos como fuentes de consulta. El propósito, dice Vinicio Rodríguez, director de desarrollo del plantel, es no dejar solos a los chicos en las actividades diarias. Google for Education permite crear planificaciones a largo plazo. El plantel lo aprovechará para que los padres visualicen las actividades. La maestra de proyectos artísticos de sexto de básica, Maritza Bautista, por ejemplo, empezará compartiendo dos cuentos con sus alumnos a través de la plataforma. Luego les enviará un formulario que Google pone a disposición ahí, para evaluar el nivel de comprensión lectora de los textos. En el colegio Isaac Newton, donde el viernes trabajaron en el plan metodológico de emergencia, se usarán Idukay y Zoom. Una de las estrategias será la clase inversa, que consiste en el envío de un link por Idukay, en donde se anticipan los temas que se trabajarán en la clase, explicados en videos tutoriales. La clase virtual será por Zoom. En un horario preestablecido, los niños y adolescentes se conectarán con su profesor por videoconferencia. Ahí se abordarán los temas de los tutoriales y el maestro responderá preguntas. Finalmente generará una tarea en Idukay, que los alumnos deberán enviarla al correo electrónico del docente. Las clases virtuales durarán 60 minutos. Para las asignaturas con mayor carga horaria se destinaron tres días de la semana y para las otras, dos. La intención es que los estudiantes realicen las actividades en el horario en el cual asistirían a la escuela. Los docentes irán normalmente y usarán la tecnología disponible para lo planificado. También atenderán a padres para despejar dudas que se generen en la teleeducación. Para Andrés Hermann, experto en tecnologías educativas, es importante la formación de los padres de familia para que orienten a los chicos en hábitos de estudio y en la organización de actividades. El ritmo de la teleeducación -dice la rectora del colegio Letort, Carolina Pinzón- se dará de acuerdo con la respuesta de los padres. “Ellos nos ayudarán a identificar si pedimos más de lo que los chicos puedan dar en esta modalidad”. Ese plantel arrancará mañana, 16 de marzo con Hangouts Meet de Google, que permite al docente conectarse con los estudiantes en tiempo real. Isabel Peñaherrera y Willian Ramírez, de Microsoft Ecuador, mencionan otras herramientas para teleeducación como OneNote for ClassRoom o Microsoft Teams. Con esta última -explican- se puede dar desde una clase de matemáticas (sumas) a niños hasta una de ecuaciones a adolescentes. El momento que vive el país -dice el experto Hermann- es una oportunidad para la educación. Los planteles fiscales -sostiene- requieren apoyo de órganos estatales para que les instalen plataformas educativas.(el comercio)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí