Pugna en la FEF: La distorsión mental de Egas

0
219

Declaraciones altisonantes, cartas abiertas, informes públicos, demandas judiciales, recursos ante la FIFA, reclamaciones ante la Conmebol, un dirigente encaramado en el poder del que no quiere bajarse y otros tirando de la silla para ponerlo de traste en el suelo y asumir el mando. Todo esto en medio de una tragedia universal y de un país sumido en un pantano de muerte y corrupción.

El escenario de este drama es la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), que vive ya 22 años de descrédito, corrupción y autoritarismo. Todo empezó en 1998 cuando los clubes y asociaciones eligieron a Luis Chiriboga Acosta, quien convirtió esta institución en su feudo con la complicidad de un periodismo ávido de favores, prebendas y viajes que a veces eran excursiones familiares, y de clubes y asociaciones que se sumaron a los tristemente célebres “Chiritours”. Muy pocos enarbolaron el pendón de la decencia y la dignidad a costa de su empleo, de persecuciones y amenazas con la justicia.

Todo esto duró 18 años hasta que Loretta Lynch, fiscal general de Estados Unidos, destapó la alcantarilla de los sobornos, el enriquecimiento ilícito y el lavado de dinero en el fútbol. Muchos capos del mundo del fútbol fueron y siguen yendo a la cárcel. En Ecuador no pasó nada y en la FEF limpiaron a Luchito y los demás del directorio subieron un peldaño en la escala del silencio y la complicidad y todo siguió igual.

  • Carlos Villacís, el silencioso aprobador de todas las tropelías, llegó adonde lo llevó su rentable discreción y asumió la presidencia. Contra la opinión del país contrató como técnico a Hernán Darío Gómez, un desacreditado e irresponsable farandulero, y le asignó los derechos de televisión del campeonato nacional y los partidos de la selección a GolTV, una empresa del ultrapoderoso Paco Casal. Nadie sabe cómo superó los escollos judiciales, pero lo hizo poco antes de terminar su mandato.

El ambiente del fútbol era irrespirable cuando apareció un grupo de dirigentes empeñados en terminar con la ignominia. Clubes y asociaciones decidieron que se vayan todos y llegó un nuevo grupo encabezado por Francisco Egas, de las filas de la Universidad Católica de Quito. Se eligió a los directivos y estos, a su vez, nombraron a Egas como presidente. En Diario EL UNIVERSO, el 1 de febrero de 2019, apareció su primera declaración: “Prometimos un cambio y a eso apuntamos. Queremos que esta federación sea transparente, que se sepa lo que pasa, cómo pasa y por qué pasa. Todos tendrán información de lo que suceda. Nuestra propuesta es mejorar y transformar. Vamos a cumplir nuestras promesas”. A la luz de los acontecimientos que han sobrevenido todo fue una impostura. Egas denunció los derroches y la calamitosa situación en que Villacís dejó a la FEF: una herencia de cheques sin fondos y una deuda de más de 7 millones de dólares. Prometió una auditoría y una denuncia pública de los autores del despilfarro. Fue la segunda mental

Egas criticó la apresurada elección del Bolillo Gómez, pero pronto se descubrió otra impostura. En Colombia, en una rueda de prensa, al ser preguntado sobre el papel del técnico Gómez, después de dos partidos de preparación jugados para el horror, se levantó indignado y golpeando la mesa con el puño gritó a los periodistas: “¡Mucho cuidado, con el Bolillo no se metan!”. Su percepción sobre el trabajo del mago de la cumbia había cambiado totalmente.

Otra promesa de Egas descubierta como una mentira ocurrió en la Copa América 2019 en que nuestra selección fue vapuleada. Egas declaró antes del viaje que todo vestigio del chiribogismo había desaparecido. Durante la Copa se descubrió que el jefe de logística de un grupo de invitados de empresas auspiciantes de la FEF y de periodistas que cubrían el torneo era nada menos que el famoso escolta de Chiriboga, Vinicio Luna, sobre quien pesaban dos condenas. Egas dijo que le “sorprendía” la presencia de Luna en el hotel de la Tricolor porque “no corresponde”. Pero una fuente de este Diario aseguró que Luna almorzó con la dirigencia de la Ecuafútbol antes de jugar con Uruguay en esa Copa América.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí